¡No temas, dijo Jesús!

Minientrada

¡No temas, dijo Jesús!

¿Alguien dijo no temas? ¿Quien dijo que no debo temer? a lo mejor no viva en este mundo, a menos que sea un extraterrestre, hubiera sabido lo que pasa en nuestra sociedad, estamos a la intemperie de los acosos y de las acechanzas de todo lo malo, las deudas se amontonan como una montaña rusa frente a nosotros, las preocupaciones no dejan de oscurecernos el día, las enfermedades y las dolencias por nada quieren alejarse de nuestro cuerpo, como si fueran dependientes de nuestra sangre, y si hablamos de la economía mundial, que se acumulan más y más en las cuentas de un grupo, el precio de los combustibles que se disparan a la velocidad de la luz, el costo de la canasta familiar que día tras días horrorizan la quietud y la paz de los padres de familia, si temer o escandalizarnos fuera la única alternativa que existiera, sobreviviríamos de todas estas dificultades, !pero no¡ Esta no es la salida.

¡Temer no es una alternativa que va a ayudarte en esta situación! sino que es una cadena que terminara arrastrándote al abismo y a la desesperación hasta que su vida sea arrancada. Quien te dice que no temas es anunciador de buenas noticias. Quien le dice que no temáis, no es un político que está en búsqueda de votos para unas elecciones, tampoco es un empresario que depende de la volatilidad de la economía mundial para asegurar tu futuro, sino es aquel dueño de todo en ese planeta:
”Mía es la plata y mío es el oro, declara el SEÑOR de los ejércitos. Hageo 2: 8
Del Señor es la tierra y todo cuanto hay en ella, el mundo y cuantos lo habitan; Salmos 24: 1

No temes por tu salud porque hace más de dos mil años, Jesús ofreció su cuerpo en sacrificio, derramando su sangre en la cruz del calvario para sanar cada una de tus dolencias.
Más él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados. Isaías 53: 5

No temas por tu condición económica, porque el siendo el hijo de Dios, dueño de las constelaciones y del firmamento, vino a hacer un hombre común, nació en un pesebre haciéndose pobre para asegurar una vida llena de riqueza y de oportunidad para el que cree en su nombre. Porque ya saben ustedes que nuestro Señor Jesucristo, en su bondad, siendo rico se hizo pobre por causa de ustedes, para que por su pobreza ustedes se hicieran ricos. 2 corintios 8: 9

No temas a las aflicciones y a las vicisitudes que la vida te presenta, los desafíos que se erigen delante de ti, como el muro de Jericó ciertamente caerán delante de ti, porque al igual que tú, conoció las aflicciones de este mundo y para tu bien, El, las venció a todos para hacerte más que vencedores.

Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tenéis tribulación; pero confiad, yo he vencido al mundo. Juan 16: 33

A pesar de todo lo que sucede en la tierra, terremotos, tsunami, tempestad, guerra y hambruna; no ha de temer tu corazón porque, Jesús está al lado cada uno de nosotros como poderoso gigante enfrentando todo para nosotros. Más Jehová está conmigo como poderoso gigante; por tanto, los que me persiguen tropezarán, y no prevalecerán; serán avergonzados en gran manera, porque no prosperarán; tendrán perpetua confusión que jamás será olvidada. Jeremías 20: 11
Caerán a tu lado mil, y diez mil a tu diestra; Más a ti no llegará. Salmos 91: 7

La buena noticia es que para cada temor existen una promesa bíblica, Dios tomo tu vida tan en serio, que proveyó desde más dos milenios una palabra reconfortante para cada uno de tus pruebas. Y si un año posee 365 días en la biblia también encontrarás 365 veces la palabra ‘no temáis’, uno por cada uno de los días en tu vida; en conclusión si puedes confiar en aquel que calmo las tempestades, que levanto a los muertos, que le dio la vista a los ciegos, veras que para él, no hay nada imposible, tu vida es mucho más preciada, si te ha mantenido con vida también se hará cargo de tus necesidades y tus miedos. No temáis y Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas? Mateo 6: 26
Si le haría falta algo para ser dueño de estas promesas será confesar esta oración:
Señor Jesús, hoy me rindo a tus pies y te confieso como mi señor y mi amo, te entrego mi vida y todos mis miedos, entra en mi vida, transforma para parecerme más a ti, escribe mi nombre en el libro de la vida, ayúdame a conocerte más y a hacer tu voluntad desde hoy para siempre. Amen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s