¡Calladito se ve más bonito!

Minientrada

¡Calladito, se ve más bonito!

by: Gardy Helvé – ydragman

No se habla todo lo que uno ve, tampoco se dice todo lo que se escucha, estoy  totalmente de acuerdo con estos dichos y el compromiso ético de respetar los espacios ajenos y los límites entre lo que nos  importa y frente a los intereses de terceros. Pero,  ¿podríamos usar este refrán para callar lo que si nos afecta?, ¿sería justo quedarnos callados? donde cualquiera opina y desmantela los temas de nuestras incumbencias, si defender nuestros derechos.  ¿Dejar plegados nuestros labios frente a todos los acontecimientos diarios seria lo conveniente?

 ‘’Los ojos ven, muchas veces, lo que la boca debe callar’’ en muchas ocasiones podría costarle la vida hablar o compartir conocimiento de un hecho, y en otras condiciones otros pueden estar en apuro por lo que decidamos callar, solo debemos discernir cuando quedarnos callados o cuando vociferar.  En este nuevo artículo le voy hacer referencia de un caso en particular y ustedes mis lectores, decidirán si es pecado quedarse callado o abrir la boca para condenar a los responsables, ya que en nuestra condición, como telespectador,  nada más podemos hacer.

¿Callar o hablar? Ahora mismo todos sabemos lo que está sucediendo en nuestro mundo latinoamericano, estamos viendo un comportamiento repetido en varios países latinos, un solo patrón se está reproduciendo en los países mas emergentes de nuestra América del sur, ¡bueno nuestro no tanto!, soy francófono, mi país aunque pertenece a las Antillas grandes por cuestiones de lenguaje e historia, es uno de los pocos países que están en esta región, pero que no es de la región, permíteme por esta ocasión, comportarme como latino, ya que resido en la República Dominicana hace mas de 12 años, diciendo esto, creo que es un buen momento para ¡callar! En lo que se refiere a mi condición migratoria en todos estos años, ¡que ya no viene al caso! En otra circunstancia, lo plantearemos y para explicarle todo, tendría que hablar de algunos temas comprometedores, que no es el  objetivo de esas líneas.   (Ríe) ¡Bueno! retomemos nuestro punto.

El patrón que esta reproduciéndose lo confirmamos, en Brasil, en argentina, y en Venezuela, este último ha sido el conejo de india sobre el cual cayó el mayor peso.  Otros países como ecuador o chile han sabido como esquivar este tren de mala suerte que le ha robado en estos últimos años a la economía latina, millones de dólares y fructuaciones  en su crecimiento.

En Brasil tumbaron una presidenta por corrupción para poner otro presidente que también está acusado de corrupción y que están a punto de llevar a juicios,  y eso, que sabemos que los únicos ganadores de estos ‘’cambios proselitistas’’ no son los brasileños sino otros avivatos  que siempre triunfan en la desgracia de otros.

Pero como le dije precedentemente,  Venezuela es nuestro punto de arranque, porque sabemos que hace mucho, que hay un plan macabro para desarticular al orgullo chavista en esta zona, y cuidado no es que estoy diciendo que es ‘’bueno o malo’’, sino estoy subrayando que desde que tengo conocimiento, siempre escucho unas vainas que siempre tiene envuelto al país bolivariano,  no me gusta el socialismo porque me recuerda la era del esclavajismo, yo sé que es esclavismo, pero lo que quiero decir,  es esclavismo con salvajismo,  que quemó, hasta la codificación genética  de mis ancestros,  que me legaron el color negro que poseo. Pero me llama la atención el sistema venezolano, porque sabemos que han sacado a flote a su pueblo, hasta que los fulanos se interesaron de ellos y así le han hecho la vida imposible desde América latina tuviera latinos y el Caribe, caribeños.

¿Callamos o hablamos? ¿Lo que está pasando en Venezuela, tiene que ver con Maduro? o ¿con Venezuela? Díganme ustedes y no se dejen llevar por emoción, ni por la publicidad prepago de la farándula periodística. Los sucesos constantes del país, en la era de Maduro,  ¿tienen que ver con la aptitud de él como presidente? O ¿de un plan para cortar la rama donde está más débil, en Venezuela? ¿Sufren los pobres? o ¿los ricos? Las entidades internacionales,  ¿velan por la unión de este país o por su fragmentación?  ¿Por los victimas? o ¿por los victimarios? Lo que debemos hacer, es ¿callar o hablar? Sé que muchos hablan a diario,  viendo la moneda de un solo lado, al lado que promueven las cadenas de noticias internacionales.

Venezuela está sufriendo, el pueblo se está muriendo, sin importar que sea socialista o capitalista, el pueblo se está desapareciendo. Sin importar que los culpables sean, ¿los empresarios? o ¿el gobierno de Maduro?, los hijos de Simón Bolívar están en éxodo a otras naciones por centenares de miles. Sin importar en realidad,  de donde provienen las estrategias que azotan al país de Hugo Chávez, las  calles de Venezuela no pueden ser transitadas al medio día.

Hemos de callar, cuando el país latino que más ha ayudado a sus pares, están yendo a la deriva por interés de terceros, aunque la culpa va y viene entre el gobierno y la oposición, sabemos a ciencia cierta que los ganadores de esa crisis no son abanderados del vinotinto, sino la vaca gorda cruzará quien sabe, el canal de panamá para llegar a su destino.

El presidente de Venezuela y sus gobernantes tienen la culpa de dejar sufrir a sus ciudadanos por orgullo, mientras que la oposición es responsable de los males que soportan sus conciudadanos por conllevarlo a oponerse al crecimiento y el fortalecimiento de su nación, en esa lucha por el poder, el único sufrido será el país y su gente.

¿Por qué no se sientan en una sola mesa? no hablo de negociación fraudulenta o de otros pasos en falso, sino de una convivencia genuina, donde ambas partidas decidan callar la voz de la ambición y de los anhelos del ultra mar,  para vivir como hermanos bajo los colores del Castillo de Oro.

No voy a callar, pero como voy  hablar no voy a evocar más rencilla, más odio, ni mas culpas a las que existen, sino voy a llamar la atención a los lectores de nuestro mundo, a los vecinos de la pequeña Venecia, a los países amigos del legado Bolivariano, a los países del MERCOSUR y cualquiera organización rectora o financiadora de la economía latina, a tomar carta en el asunto y no hablo de tomar decisiones tangentes, de excluir o de penalizar, porque en vez de ayudar complicaría la situación, sino de elevar el orgullo de los venezolanos, que están siendo pisoteados por interés de algunos ambiciosos, que se ocultan detrás de una crisis que hace tiempo que debería estar resuelta, pero ellos han conseguido mayores beneficios en la muerte de jóvenes y personas que ciegamente luchan por derechos, que por sus acciones están a punto de perder.

No puedo callar, el llamado a la unión y a la armonía, los intereses del país deben primar por encima del legado de Hugo Chávez y también de las ambiciones de López, de Capriles y sus secuaces. Bueno me parecen tan conocidas estas letras que creo, que donde quiera que opino de la situación sociopolítica de Haití, las mencionaba, por esa razón me preocupa Venezuela, ya que mi país Haití, no ha sido respetado en esta región, porque políticos sinvergüenzas adquirieron doctorado y demás especialidades en traficar los intereses del pueblo a mejor postor con los ofertantes de la supremacía occidental.

Y si hablamos de las ‘’Trumpadas’’ (termino prestado) que salió a la luz esta semana, en que trump está pensando en una ocupación militar a Venezuela, podemos tener un indicio más,  de quienes puede ser el más aventajados con esta crisis interminable patrocinado por tío Samuelito, digo crisis de Venezuela, subrayan las demás palabras.  Pero ellos, siempre han demostrado interés, en  la reestructuración democrática de los paises más débiles,  de acuerdo al respeto de los derechos humanos, al derecho de expresión y el derecho a soberanía de los países de América, digo de sus países de América,  porque crecí con esa frase en la cabeza y es propia del norte, ‘’América para los americanos’’ pero a mí, me gusta mejor la versión delimitada de América, Haití para los Haitianos y Venezuela para los venezolanos. Y me río,  porque sé que a Tío Sam, ese chin, no le va gustar, porque a demás de ser dueño de sus fronteras,  quiere ser el protector de los que no necesitan su protección y opresor de los que ni fuerza poseen.

‘’Calladito se ve más bonito’’, si fuera cierta este refrán en el caso de Venezuela  y en mi caso,  debería superar a Brad Pitt en belleza, pero fíjense que sigo siendo yo, típico tal como soy.

Si hablando podemos remediar un mal, es pecado quedarse callado, si nos quedamos en silencio cuando un grito puede salvar a otros, nos convertimos en cómplices del mal que arremete contra quienes deberían beneficiarse de nuestro gritos de auxilio.

¡Auxilio! por Venezuela, ¡Auxilio! por la economía latinoamericana, ¡Auxilio¡ por los países latinos, sí no eres capaz de ver que  la situación que arropa a Venezuela puede ser el infortunio de cualquier otra nación de nuestra América del Sur, mañana cualquiera financiará una guerra o una revuelta sin razón en su patio.

Hablemos por Venezuela, para que se puedan callar,  las voces ocultas de intereses y de ambiciones que carcomen a nuestro hermano país.

Escrito por:    Gardy Helvé – ydragman

Corrección:    Helena Gonzalez

GhyHg  Publications / Agosto 2017

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s